Mi ático lunar abandonado: II

lunes, 23 de febrero de 2015

II

'Que se olviden las horas que nunca midieron nada,
la vida es perder el aliento en cada mirada'


He descubierto que en realidad, la vida es corta y escasa. 

No dura más que el tiempo en que tardan mis labios en olvidarse de los tuyos. 
Es tan efímera como una sonrisa sincera;
tan escasa como esa sensación que me embriaga y no comprendo 
cada vez que te quedas dormida en mis brazos. 

Es el dibujo en el agua que nos dice que algo ha pasado, 
que ya no está y que pronto no habrá dejado huella.

La vida es mirarse a los ojos en una carcajada. 

Un abrazo innecesario, 
un choque de puños amistoso. 

La vida no dura más que lo que tardamos en olvidar un sueño. 
Es lo que se siente al contar un cuento, 
o al cantar una canción. 

Esos versos que conmueven y que solo se dicen una vez; 
el rasgueo guitarra que nos hace vibrar.

La vida es sentir el lazo musical que a todos nos une, cuando, 
en un momento inesperado, se tensa y nos acerca
deshilachando las barreras,
despertando las emociones.

La vida es un instante entre todas esas horas,
que sucede sin buscarlo, 
como los besos robados.
 
La vida es ese cosquilleo, 
ese silencio eterno que apenas dura un suspiro.

Es olvidar respirar cada vez que intentamos aprender a hacerlo.

Es nacer al despertar y olvidarse de la muerte.


 

No hay comentarios :

Publicar un comentario